Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Azcapotzalco, México, D.F.

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

NOVEDADES

PRÁCTICA FORENSE DEL DERECHO SUCESORIO 2A. ED.
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • José Antonio Navarrete Hernández
Uno de los aspectos que han acompañado a la humanidad desde sus inicios, dentro del Imperio Romano se creía que la muerte acababa con los derechos del difunto; pero solo los correspondientes a ser marido, padre o tutor, al igual que los derechos políticos que en vida ostentaran, ninguno de estos era transmisible a otra persona. También se perdía su calidad de usufructuario, mandatario o la de titular de un contrato de hospedaje, así como sus rentas vitalicias. Los derechos que si prevalecían eran los de la propiedad y los de crédito que sobrevivían a sus titulares originales, pudiendo estos ser transmisibles a sus sucesores. Es de aquí que surge nuestro actual Derecho Sucesorio. La segunda edición de Derecho civil V, Práctica forense del derecho sucesorio (Doctrina, legislación, jurisprudencia y formularios) es una obra en la que el lector podrá encontrar un capitulado apegado al plan de estudios de diversas instituciones escolares, además de resultar una herramienta útil para los noveles estudiosos del derecho y para aquellos abogados postulantes. La Maestra en Derecho María del Carmen Ayala Escorza y el Doctor en Derecho José Antonio Navarrete Hernández autores de ambas ediciones, disertan sobre todos los aspectos que se relacionan con el Derecho Sucesorio iniciando con aspectos tan básicos que parten desde la conceptualización de la sucesión hasta la culminación de las cuatro secciones que integran un procedimiento sucesorio. El capitulado que integra esta obra resulta tan variado como útil y completo para el lector, siendo éste: I. Derecho sucesorio; II. Aspectos generales de los testamentos; III. Modalidades de los testamentos; IV. Capacidad para testar; V. Incapacidad para heredar por razón de delito; VI. Ineficacia o nulidad total de testamento; VII. Ineficacia de los testamentos; VIII. Los legados; IX. Clasificación de los testamentos; X. Sucesión legítima; XI. Del albaceazgo; XII. El interventor; XIII. Proceso de liquidación y apertura de la herencia; XIV. Procedimiento sucesorio testamentario y XV. Procedimiento sucesorio intestamentario. La segunda edición de Derecho civil V, Práctica forense del derecho sucesorio (Doctrina, legislación, jurisprudencia y formularios) cuenta con dos capítulos más de los enlistados, el XVI dedicado a la oralidad en materia familiar, conociendo desde sus principios hasta las etapas y fases que la componen, y el XVII donde el Doctor José Antonio Navarrete Hernández, Juez 37o. de lo Familiar del TSJCDMX, presenta una propuesta de inclusión de los procedimientos sucesorios dentro de la oralidad en materia familiar para el citado Tribunal o los de aquellas entidades en las que la oralidad ya sea una realidad, si es que se cumplen con una serie de requisitos para su tramitación. Cumpliendo con el aspecto de práctica forense, en esta segunda edición se dota al lector de nuevos formularios que conforman un procedimiento sucesorio testamentario, tanto de las promociones de las partes como de los acuerdos, autos y oficios hechos por parte del juzgador. Cuenta también con un glosario, criterios jurisprudenciales emitidos por nuestro Máximo Tribunal, e incluso, se transcriben y analizan aquellos numerales que fueron derogados de nuestra actual legislación con la finalidad de aportar un aspecto doctrinal de los temas, siempre haciendo mención del estatus jurídico en el que se encuentran dichos numerales.
Detalles
MANUAL OPERATIVO DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO DE RESPONSABILIDAD...
  • Lizbeth Xóchitl Padilla Sanabria
Los temas de transparencia y corrupción sugieren especial atención con respecto a la necesidad social de una buena gobernabilidad; sin embargo, estos conceptos pueden utilizarse como justificadores de una dinámica neoliberal globalizadora que pretende controlar los capitales que se obtienen a causa de las dinámicas económicas alternas, es decir, aquellas que no son fiscalizadas por la legalidad, y que en la mayoría de los casos representan un ejercicio del poder económico por encima de la obtención lícita de recursos. Así, el ingreso ilícito de capital permite la intervención de organizaciones delictivas en las esferas gubernamentales, dirigiendo las políticas públicas a los intereses de unos cuantos para mantener su hegemonía económica. Manuel Castells indica que “la globalización del crimen organizado tiende a penetrar las instituciones de gobiernos en nuestros países, con efectos perversos considerables sobre la soberanía y la legitimidad políticas.”1 En ese sentido, también la corrupción se convierte en un constructo ideológico que permite calificar a los países como “democracias” o “dictaduras”, es decir, aquellos que sigan las políticas internacionales anticorrupción y las materialicen en sus legislaciones locales serán dignos del reconocimiento de la comunidad internacional, en cambio, aquellos que se rehúsen a hacerlo serán susceptibles de ser bloqueados política y económicamente.
Detalles
LAS AUDIENCIAS DEL PROCESO PENAL MEXICANO DESDE LA PRÁCTICA
  • Erik Pérez Loyo
Son muchas las problemáticas que se viven en el día a día del proceso penal mexicano. Se pierden horas y horas de audiencias sin una decisión, sin decisiones congruentes con las peticiones, sin saber cómo pedir y justificar la argumentación, sin saber cómo llevar la audiencia (lo viven muchos fiscales junto con asesores jurídicos, algunos defensores públicos, uno que otro particular y hasta algunos jueces). Pese a la implementación total del proceso penal en todo el país (junio del 2016), siguen surgiendo cada día más interrogantes, muchos cuestionamientos, demasiadas dudas. La mayoría derivados de los vacíos de la ley adjetiva, de su pésima técnica jurídica, de su copia y pegue sin armonizarse con la Carta Magna, pero muchos más derivados del no querer capacitarse por parte de los actores del nuevo proceso penal. Lo peor de todo, que pese a que contamos con un solo Código Nacional de Procedimientos Penales, son muchos los criterios que imperan en torno a la interpretación de sus diversos numerales, esto es, jueces que resuelven de una manera y jueces que resuelven de otra. Entonces, el derecho no es lo que dice la ley sino lo que de ella dicen los intérpretes, esto es, los que le dan su sentido al derecho son los que lo aplican. Con la presente obra se busca un acercamiento del lector a cada una de las audiencias (las principales) que integran el proceso penal mexicano, en aras de evitar que se siga llegando a las mismas “en blanco”, sin saber qué decir, sin entender cómo expresarse, sin poder argumentar, sin tener miedo a asistir. Pero sobre todo, escribo porque no me gusta lo mucho que se ha escrito, lo mucho que se ha discutido, los foros que se han hecho, las opiniones que se han vertido sin idea práctica, las estadísticas manipuladas, los “chivos expiatorios” encerrados. En tan poco tiempo, ¡cuánto daño le han hecho muchos al sistema!, nos encontramos consolidando lo mal implementado por muchos. Como diría mi amigo José Daniel Hidalgo Murillo: “bienvenidos autores de la astucia, estafadores de ingenuos, embusteros del conocimiento, simuladores del derecho”. ¡Bienvenidos!
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©