Flores Editor y Distribuidor, S.A. de C.V.

Calle Cuauhtémoc No. 1405 Col. Del Gas

C.P. 02950, Alcaldía Azcapotzalco, CDMX

Tels.: (55) 5556-0590 / (55) 5556-7020 / (55) 5355-1108

BUSCAR LIBROS

BUSCAR LIBRO


RESULTADOS DE LA BUSQUEDA
DERECHO PROCESAL CIENTÍFICO
  • Juan Rafael Carrillo Ávila
El proceso es una ciencia de derecho que garantiza un resultado de acuerdo con las cifras del valor de sus etapas y el llenado de la información requerida para contribuir al resultado en el que se arribó a feliz término, sin hacer otra cosa más que desahogar sus fases, paso a paso. El propio código procesal indica cuándo se cubre el extremo para poder considerar que el valor de una prueba se emite en sentido positivo o negativo a las partes, pero el proceso, con la independencia del sentido, cubre la expectativa esperada conforme la adquisición de valor para que sirva de peso o contrapeso en la decisión, pero esta ciencia en todo momento va a determinar un resultado jurídico que se puede asegurar, siempre y cuando esté soportado por el derecho procesal científico, pues esto es lo que descriptivamente arroja la ciencia a través de los métodos y técnicas empleadas, además, no tiene ninguna otra vertiente que se oponga a su resultado y que, al momento de pronunciarse en definitiva, éste sea el apoyo legal del fallo. Si en el juicio hay una fase de investigación directa en la que se consulte una base de datos del comportamiento crediticio, bancario, carcelario, multas de tránsito, faltas menores, carta de conducta escolar, carta de conducta laboral, testigo de conducta obligatoriamente vecino contiguo, etcétera, en el registro electrónico de la base de datos se hallará mayor apreciación sobre la probabilidad de la persona, pero se rebaja en el derecho a la privacidad resguardada por los derechos fundamentales, lo que sí es permisible son los indicios que provienen de pruebas periciales, que deben reunir el carácter de investigación científica con la metodología adecuada a la ciencia especializada; este dato obedece a la obligación de concentrar mayor valor procesal, al momento de valorar las pruebas es interesante reconocer que es necesaria la profesionalización al cien por ciento del personal de los tribunales, es decir, desde tronco común del puesto más bajo hasta el más alto deben estar equilibrados por la licenciatura en derecho, sobre todo la especialidad, ciencia o arte que desarrolle, incluyendo la secretaría, el escribano, el archivista, entre otros. Entre esas filas debe haber lugar para la ciencia y la tecnología, además del campo para el criminalista o el especialista en ciencias forenses, el médico legista debe tener la especialidad de legista, de internista u otro posgrado y especialidad, entre los médicos se debe considerar el cargo de médico legista como un título honorario y de servicio reconocido socialmente valorado en el campo jurídico, que pueda apoyarse en un laboratorio de pruebas especiales, químicas, biológicas, genéticas, rayos X, láser, de intervención en cirugía y seguimiento de la secuela.
Detalles
TRAMITACIÓN DE INCIDENTES (15)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Juan Carlos García Alonso
La secuela procesal no debe ser entendida como una línea recta, ya que el procedimiento principal se puede cortar o interrumpir con la finalidad de resolver controversias accesorias de carácter adjetivo, por medio de una sentencia interlocutoria; el hecho de resolver de forma anticipada una parte del principal demuestra la importancia que tienen los incidentes. En razón de lo descrito en el párrafo anterior es que en el presente tomo, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre los incidentes procedentes en materia familiar, no sólo aportando la parte doctrinal que el tema requiere, sino, también, dotando al lector de conocimientos que le ayudarán a conocer y, en su caso, a intervenir de manera idónea en este tipo de procedimientos, sin importar si son estudiantes de Derecho o abogados consolidados. Mediante la presentación de casos prácticos, la obra brinda al lector una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, dotándolo de herramientas útiles como la jurisprudencia que podrá citar para crear convicción en el ánimo del juzgador, así como los formularios que conforman la parte forense de esta obra, no sólo integrada por cada uno de los escritos presentados por la parte solicitante (que comienzan con el escrito inicial de solicitud), sino por los acuerdos que les hayan recaído hasta la sentencia interlocutoria emitida por la autoridad, cuya intención es mostrar cómo se pronuncia el juzgador en cada una de las peticiones hechas y, así, estructurar una estrategia de litigio idónea para resolver este tipo de procedimientos. El presente tomo 15 de esta Colección de Juicios Especiales, dedicado a los incidentes procedentes en materia familiar, aporta al lector, en su parte doctrinal, conocimientos básicos que le harán alcanzar un dominio del tema, con la finalidad de que realice el mejor papel cuando tenga la necesidad de intervenir en este tipo de procedimientos, pues, considerados de esta manera, ya que cuentan con todas las etapas procesales. Esta obra analiza primero la parte doctrinal de los incidentes, partiendo de sus generalidades, como es su conceptualización, objeto y clasificación; así como por un análisis detallado de los efectos que conlleva su interposición y la forma correcta para tramitarlos, tanto en la vía ordinaria como en la oral, particularmente en lo que refiere a la materia familiar. Asimismo, se realiza un estudio detallado de una de las características principales de los incidentes, que son las sentencias interlocutorias que el juzgador emite cuando éstos son tramitados, además, se menciona los procedimientos que se pueden tramitar mediante la vía incidental y se detalla cuándo son improcedentes. Por lo que refiere a la parte forense de este tomo 15, esta obra aporta siete procedimientos completos, que abarcan desde el escrito inicial hasta la sentencia interlocutoria emitida por el juzgador, entre los que se encuentran dos incidentes para solicitar el incremento o aumento de la pensión alimenticia, un incidente para la reducción, otro para tramitar la cesación y uno más para la cancelación de la misma obligación alimentaria, así como un incidente para solicitar la ejecución en vía de apremio, de igual forma contiene otro procedimiento con el cual se busca la regularización de un régimen de visitas y alimentos y, por último, un incidente mediante el cual se busca decretar la nulidad de actuaciones por defecto en el emplazamiento hecho durante el procedimiento. Por otra parte, esta obra aporta elementos útiles para el desarrollo profesional del lector, los cuales, en algunos casos, servirán para confirmar el conocimiento adquirido con antelación y, en otros, para obtener nuevos conocimientos. Este es el caso del glosario que acompaña al presente tomo, cuya descripción de los conceptos ahí concentrados permiten conocer y emplear con precisión el lenguaje jurídico. Los incidentes, al ser una parte procesal de vital importancia dentro del derecho familiar, están regulados por las 32 entidades del país, razón por la que los autores se han dado a la tarea de acompañar a este tomo con una correlación de los códigos sustantivos y adjetivos de estas entidades. Como ya hemos mencionado, en el apartado inicial de esta obra se encuentra la parte doctrinal, que tiene que ver con los incidentes, cuyo conocimiento y dominio es necesario para entender estos tipos de procedimientos. Realizado todo el análisis doctrinal necesario para la correcta comprensión del tema descrito en el presente tomo 15, se desarrolla la parte procesal necesaria para realizar dichos procedimientos, por lo que dota al lector de formularios —como ya se ha descrito con antelación—.
Detalles
JUICIO DE TUTELA (14)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Juan Carlos García Alonso
  • Ana Luisa Carbajal Álvarez
  • Ricardo Cornejo Rodríguez
La falta de capacidad de ejercicio no es una limitante para que una persona tenga seguridad de que sus intereses están salvaguardados, de ahí la importancia de la figura jurídica de la tutela, ya que, si bien es cierto que su participación por sí mismos se encuentra restringida en determinados actos, al momento de decretar quién habrá de representarlos como tutor o curador debe haber certeza de que sus intereses estarán amparados bajo lo descrito en nuestro sistema normativo. En razón de lo descrito en el párrafo inmediato anterior es que en este tomo, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre el procedimiento jurídico para realizar un juicio de tutela, no sólo aportan la parte doctrinal que el tema requiere, sino, también, dotan al lector de conocimientos que le ayudarán a conocer y, en su caso, a intervenir de manera idónea en este tipo de procedimiento, sin importar que sean estudiantes de Derecho o abogados consolidados. La presentación de casos prácticos dan al lector una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, lo dotan de herramientas útiles, tales como la jurisprudencia que se podrá citar para crear convicción en el ánimo del juzgador; los formularios que conforman la parte forense de esta obra, no sólo integrada por cada uno de los escritos presentados por la parte solicitante (que comienzan con el escrito inicial de solicitud), sino, además, por los acuerdos que les hayan recaído hasta la sentencia emitida por la autoridad, lo cual tiene la intención de mostrar cómo se pronuncia el juzgador ante cada una de las peticiones hechas y, así, estructurar una estrategia de litigio idónea para resolver este tipo de procedimientos. El presente tomo 14 de esta Colección de Juicios Especiales, dedicado a las diligencias no jurisdiccionales para designar la tutela, aporta al lector, en su parte doctrinal, de conocimientos básicos que le permitirán alcanzar un dominio del tema, con la finalidad de que realice el mejor papel cuando tenga la necesidad de intervenir en este tipo de procedimientos. En la primera parte de esta obra se realiza un análisis de los efectos que conlleva la realización de las diligencias de jurisdicción voluntaria para declarar la tutela, se conceptualiza dicha figura jurídica y se describen sus peculiaridades. Hablar de tutela conduce a estudiar otra figura de igual importancia dentro de nuestro sistema jurídico mexicano, que es la interdicción, por lo que hablar de incapacidad natural o legal es inevitable para poder comprender los efectos de la tutela. Al examinar la tutela, nos encontramos con una serie de sujetos que intervienen, cuyas características particulares tienen que ser perfectamente entendidas por aquellos que se interesen en conocer el tema, razón por la que en este tomo se analizan a detalle. Al igual que cada una de las diversas figuras jurídicas que contempla nuestro derecho, la tutela tiene particularidades que la diferencian de otras, por lo que en esta obra se analiza su concepto comprendido en el Código Civil para la Ciudad de México. Además, esta obra establece las clases de tutela que el sistema normativo contempla, es decir, la tutela cautelar, testamentaria, legítima, de menores en situación de desamparo y la dativa; además, se menciona quiénes no pueden desempañarla. Como ya mencionamos, esta obra se refiere a los sujetos u órganos con que cuenta la tutela, por lo que se hace un análisis detallado de las obligaciones y retribuciones que tiene y a las que se hace merecedor el tutor; su capacidad para vender, gravar o transigir los bienes de los menores, incapacitados o ausentes; así como las características del curador. Además, contempla como órganos de esta figura jurídica al Consejo Local de Tutelas y a los jueces de lo familiar, quienes tienen una intervención importantísima en este tipo de procedimientos. Esta obra, al tener una doble esencia, no sólo contempla el aspecto doctrinal, sino, también, nos habla del procedimiento para declarar la interdicción de una persona y, así, nombrar tanto al tutor como al curador. Es importante recordar que para que se lleven a cabo estas designaciones, es necesario realizar una diligencia no jurisdiccional, es decir, una jurisdicción voluntaria, en la que intervienen una serie de sujetos —además de los ya referidos— como el Ministerio Público. Por otra parte, dentro de las diligencias de jurisdicción voluntaria de declaración de interdicción, encontramos que en estas se realiza el nombramiento de tutor en la vía de jurisdicción voluntaria, por lo que este tomo 14 de la Colección de Juicios Especiales en Materia Familiar se presentan las reglas y requisitos de forma que se deben observar en la tramitación, así como cuáles pueden ser los criterios que puede emitir el juzgador con relación a nuestra solicitud, incluso se mencionan las características y particularidades tanto de la primera como la segunda audiencia de reconocimiento que se han de llevar a cabo dentro de este procedimiento, el cual ha de derivar en una sentencia emitida por la autoridad jurisdiccional, y cómo puede ser susceptible a interponer un recurso de apelación. Por otra parte, esta obra aporta al lector elementos útiles para que su desarrollo profesional, los cuales, en algunos casos, sirven para confirmar el conocimiento adquirido con antelación y, en otros, para obtener nuevos conocimientos. Este es el caso del glosario que acompaña al presente tomo, cuya descripción de los conceptos ahí concentrados permiten conocer y emplear con precisión el lenguaje jurídico. La tutela, al ser una figura de vital importancia dentro del derecho familiar, lo regula cada una de las 32 entidades del país, razón por la que los autores se han dado a la tarea de acompañar este tomo con una correlación de los códigos sustantivos y adjetivos de dichas entidades. Como ya mencionamos, el apartado inicial de esta obra cuenta con la parte doctrinal que tiene que ver con la tutela, cuyo conocimiento y dominio es necesario para entender este tipo de procedimientos. Realizado el análisis doctrinal necesario para la correcta comprensión del tema descrito en este tomo 14, se introduce la parte procesal para realizar las referidas diligencias de jurisdicción voluntaria, que dota al lector de formularios —como ya hemos descrito con antelación—.
Detalles
JUICIO DE DESCONOCIMIENTO DE PATERNIDAD (13)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Agustín Jehú Covarrubias Sotelo
Si bien es cierto que el reconocimiento de la paternidad es un procedimiento complicado por el contexto social, que implica que el padre no se ha hecho responsable de su hijo o hijos, el desconocimiento no es un juicio que pueda considerarse sencillo, ya que el hecho de negar la paternidad que ostentada hasta ese momento conlleva afectaciones, incluso de índole psicológico, que pueden recaer en los menores, pero, muy a pesar de esto, el desconocimiento de la paternidad es una realidad que debe ser mediada y resuelta por el órgano jurisdiccional. En razón de lo descrito en el párrafo anterior, en este tomo de la colección, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre el procedimiento jurídico para poder realizar un juicio de desconocimiento de paternidad, no sólo aportando la parte doctrinal que el tema requiere, sino, también, dotan al lector de conocimientos que le permitirán intervenir y participar de forma idónea en este tipo de procedimientos, sin importar que sean estudiantes de Derecho o abogados consolidados. La presentación de casos prácticos dan al lector una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, lo dotan de herramientas útiles como lo es la jurisprudencia, que se puede citar para crear convicción en el ánimo del juzgador; los formularios que conforman la parte forense de esta obra, no sólo integrada por cada uno de los escritos presentados por la parte solicitante (que comienzan con el escrito inicial de solicitud), sino, además, por los acuerdos que les hayan recaído hasta la sentencia emitida por la autoridad. Todo esto tiene la intención de mostrar cómo se pronunció el juzgador ante cada una de las peticiones hechas y, así, estructurar una estrategia de litigio idónea para resolver este tipo de procedimientos. El presente tomo 13 de esta Colección de Juicios Especiales, dedicado al juicio de desconocimiento de paternidad, aporta al lector, en su parte doctrinal, de conocimientos básicos para alcanzar un dominio del tema y realice el mejor papel cuando tenga la necesidad de intervenir en este tipo de procedimientos. Hablar de desconocimiento o reconocimiento nos remite, primero, a conocer y dominar dos figuras jurídicas que van de la mano, es por ello que esta obra, a través de la conceptualización, nos permite entender la trascendencia e importancia de la filiación y el parentesco, así como sus clases, efectos jurídicos y consecuencias, ya sea que se haya obtenido por consanguinidad, afinidad, o bien de forma civil; además, realizamos un estudio detallado de las líneas y grados de parentesco que existen. A estas dos figuras de nuestro derecho jurídico mexicano, sumamos un concepto que se podría considerar como la columna vertebral de este tipo de procedimientos, el cual se analiza y detalla en este tomo: la paternidad. Una vez que la parte doctrinal ha quedado perfectamente analizada, los autores de la presente obra se dan a la tarea de realizar un análisis del procedimiento para el reconocimiento de paternidad, con la finalidad de otorgar un panorama más amplio del tema principal del tomo, es así que se nos refieren la existencia de un reconocimiento voluntario, nos mencionan tanto los requisitos esenciales como formales del procedimiento, así como las consecuencias jurídicas y las características que debe llevar este reconocimiento. Es en ese sentido, también, se estudian las formas en las que se llevan a cabo las investigaciones, tanto de maternidad como de paternidad, y las pruebas para determinar la filiación mediante el empleo de diversas técnicas científicas. Por otro lado, partiendo de la parte medular que originó este tomo, los autores analizan lo referente al desconocimiento de paternidad, partiendo desde el análisis de esta acción y su procedencia al momento de interponerla. En la parte procesal de esta obra, se realiza un análisis detallado del procedimiento que se lleva a cabo para decretar el desconocimiento de la paternidad, cuyo procedimiento se realiza por la vía oral familiar, por lo que se analizan los nueve principios rectores que lo rigen: oralidad, publicidad, igualdad, contradicción, inmediación, dirección procesal, impulso procesal, preclusión, y continuidad y concentración; por otro lado, también se enlistan las controversias que pueden ser resueltas mediante la oralidad familiar. Para una mejor comprensión del procedimiento de desconocimiento de paternidad, en esta obra se realiza un estudio pormenorizado y cronológico de todas las fases y etapas de dicho procedimiento, el cual inicia con las formalidades que debe cumplir la demanda y los posibles autos que a esta le pudieren recaer, lo que da pauta para poder hablar del emplazamiento, el cual en la Ciudad de México tiene una característica particular, que es el hecho de que hablando de oralidad familiar, esta diligencia la realiza una de las Unidades de Apoyo Administrativo con que cuenta el Tribunal Superior de Justicia de esta Entidad, la cual es denominada como la Unidad de Gestión Administrativa (UGA) por medio de su subordinada Central de Comunicaciones Procesales (CCP), quienes de oficio también elaboran la cédula de notificación y la razón actuarial correspondiente, con lo que se da paso a otro tema que se analiza en este tomo que es la forma en la que se califica el emplazamiento y los vicios que pueden existir en esta etapa. Sabemos que una vez que se ha realizado de forma correcta el emplazamiento, el demandado deberá dar contestación a la demanda instaurada en su contra, pudiendo pronunciarse de formas distintas como lo es allanándose o incluso reconviniendo, lo que nos designa una nueva etapa procesal que también es analizada aquí. Ya que se ha cumplido con la etapa referida con antelación, en este Tomo 13 de la Colección de Juicios Especiales en Materia Familiar, refiere la citación y las características de la audiencia preliminar (designada así en la CDMX) o audiencia inicial (nombrada así en el Estado de México), en el entendido que la primera de estas, cuenta con 2 fases de tramitación, una a puerta cerrada ante el secretario de acuerdos y otra en la sala de audiencias que se lleva a cabo ante el juez. Posteriormente, se analizan las particularidades de la audiencia de juicio (CDMX) o audiencia principal (Estado México). Como es sabido, una de las etapas principales dentro del procedimiento es la que refiere a las pruebas, por lo que en esta obra se da a la tarea de realizar un estudio de la importancia y el objeto de las probanzas que son procedentes en este tipo de procedimientos orales familiares y como es que se pueden perfeccionar para asegurar su correcta admisión y su consecuente preparación y desahogo, hablando incluso de las pruebas supervenientes y la forma en la que se pueden objetar las probanzas. Hablando de las pruebas admisibles en los juicios orales en materia familiar, en esta obra se hace un análisis de la declaración de parte y la declaración de testigos (CDMX), de la confesional o declaración de parte y la testimonial (Estado de México) y como es la forma correcta de presentar el interrogatorio, además del resto de las probanzas admisibles entre las que encontramos a las documentales tanto públicas como privadas, la presuncional tanto legal como humana y la instrumental de actuaciones, sin olvidar una de las pruebas principales que contempla el desconocimiento de paternidad, que es la pericial cuya designación, preparación y desahogo son analizadas desde la perspectiva de la Ciudad de México, así como del Estado de México. Con el fin de continuar con el estudio procesal de este tipo de procedimientos, este tomo estudia las características de la audiencia de juicio (denominada así en la CDMX) y la audiencia principal (como se llama en el Estado de México), los alegatos tanto de apertura como de cierre que contempla la primera entidad como los alegatos que refiere la segunda. Ya que se han realizado todas y cada una de las etapas procesales, se analiza lo correspondiente a la sentencia que ha de emitir el juzgador, y la forma en la cual deberá ejecutarse esta, para así dar paso a un examen detallado de los posibles medios de impugnación que prevén los procedimientos de este tipo. Por otra parte, esta obra también aporta al lector de elementos útiles para que su desarrollo profesional, los cuales en algunos casos sirve para confirmar el conocimiento adquirido con antelación y en otros para obtener nuevos conocimientos. Este es el caso del glosario que acompaña al presente tomo, con el cual la descripción de los conceptos que ahí se concentran, permiten conocer y emplear con precisión el lenguaje jurídico. Al ser el desconocimiento de paternidad una figura de vital importancia dentro del derecho familiar, todas y cada una de las 32 Entidades que integran al país la regulan, razón por la cual los autores se han dado a la tarea de acompañar a este tomo con una correlación de los códigos sustantivos y adjetivos de estas Entidades. Como ya se mencionó, en su parte inicial esta obra cuenta con la parte doctrinal que tiene que ver con el reconocimiento de paternidad, cuyo conocimiento y dominio es necesario para poder así entender este tipo de procedimientos, realizado todo el análisis doctrinal necesario para la correcta comprensión del tema descrito en este Tomo 13 de la Colección de Juicios Especiales en Materia Familiar, se introduce a la parte procesal necesaria para poder realizar el referido juicio, dotando al lector de formularios como ya se ha descrito con antelación.
Detalles
JUICIO DE RECONOCIMIENTO DE PATERNIDAD (12)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Juan Carlos García Alonso
Si bien es cierto que la figura de la madre es pilar dentro del núcleo familiar, no se puede dejar de pasar por alto la importancia del padre, de ahí que la presencia de éste sea fundamental para el desarrollo de los hijos. Dentro del derecho familiar mexicano, la paternidad se define como la relación que coexiste entre el padre o progenitor y su hijo; esta relación confiere derechos y obligaciones para ambos. Las circunstancias de la vida pueden llevar a que el padre no siempre sea un elemento presente en la vida y desarrollo de los niños. En no pocas ocasiones, esta situación se debe al desconocimiento de haber sido padre o al negar de forma consciente dicho hecho, es aquí cuando aparece la figura del reconocimiento de paternidad, que puede considerarse un instrumento jurídico para que aquel que haya procreado un hijo y no le haya dado el reconocimiento formal lo haga, mediante un procedimiento judicial, el cual se encuentra conformado de elementos procesales muy particulares, como se verá a lo largo de este tomo 12 de la Colección de Juicios Especiales en Materia Familiar. En razón de lo descrito en el párrafo anterior es que en este tomo, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre el procedimiento jurídico para realizar un juicio de reconocimiento de paternidad, no sólo aportando la parte doctrinal que el tema requiere, sino, también, dotan al lector de conocimientos que le ayudarán a conocer y, en su caso, a intervenir y participar de forma idónea en este tipo de procedimientos, sin importar que sean estudiantes de Derecho o abogados consolidados. Lo anterior se da mediante la presentación de casos prácticos, que brindan una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, lo dotan de herramientas útiles, como lo es la jurisprudencia, que se cita para generar convicción en el ánimo del juzgador; o como los formularios que conforman la parte forense de esta obra, la cual no sólo está integrada por todos los escritos presentados por la parte solicitante, que comienza con el escrito inicial de solicitud, sino, además, muestran los acuerdos que a estos les hayan recaído, hasta la sentencia emitida por la autoridad, con la intención de mostrar cómo se pronuncia el juzgador ante cada una de las peticiones hechas y, así, estructurar una estrategia de litigio idónea para poder resolver este tipo de procedimientos. La parte doctrinal del presente tomo, dedicado al juicio de reconocimiento de paternidad, aporta al lector conocimientos básicos que le permitirán alcanzar un dominio del tema, con la finalidad de pueda hacer el mejor papel cuando tenga la necesidad de intervenir en este tipo de procedimientos. Para dar inicio a esta obra, resulta de vital importancia conocer o recordar la figura de la filiación, por ello es que dentro del primer capítulo se conceptualiza esta figura jurídica, donde se explican tanto sus clases como sus efectos. Por otro lado, para hablar del procedimiento de reconocimiento de paternidad, es vital tener el conocimiento de lo que refiere al parentesco y a la paternidad, por lo que se aborda el significado del primero, así como la descripción de las líneas y grados de parentesco, aspecto que será útil en el derecho mexicano, ya que, en diversos numerales de los ordenamientos jurídicos de la legislación actual, se hace referencia a estos grados, con lo que se da paso a un análisis de las consecuencias jurídicas, tanto por el parentesco por consanguinidad, afinidad así como por el civil. Entrando de lleno al tema que nos ocupa en este tomo, primero se realiza un estudio detallado del concepto de paternidad y de la forma en la que se puede realizar su reconocimiento voluntario, así como de los requisitos tanto esenciales como formales para llevarlo a cabo y de sus características. Dentro del procedimiento de reconocimiento de paternidad, es necesario conocer sobre la investigación tanto de paternidad como de maternidad, así como de las pruebas de filiación matrimonial y las diversas técnicas del avance científico. Más adelante también se describen las consecuencias jurídicas del reconocimiento voluntario o forzoso de un hijo. El procedimiento para el reconocimiento de paternidad en la Ciudad de México se lleva a cabo por la vía oral familiar, es por ello que esta obra introduce al lector en el conocimiento de los nueve principios lectores que lo rigen: oralidad, publicidad, igualdad, contradicción, inmediación, dirección procesal, impulso procesal, preclusión, y continuidad y concentración. Entendidos los principios rectores, se entra de lleno en el estudio de la parte procesal de este tipo de juicios, donde se analizan cada una de las fases y etapas que lo integran, comenzando con la fase postulatoria, en la que, además, se realiza un estudio de las controversias que, más allá del reconocimiento de paternidad, se resuelven por este medio. Es así como en este tomo se inicia dando la parte doctrinal en la que se conceptualizan y analizan los elementos procesales que conforman la demanda que se debe presentar para el reconocimiento de paternidad, con el consecuente auto que le deberá recaer y con el emplazamiento que ahí se tendrá que ordenar para que la parte demandada sea notificada. Es aquí donde se halla una figura muy particular, específicamente en los juicios orales en materia familiar: las unidades de apoyo de los juzgados de este tipo, sobre todo en la Ciudad de México, encargadas de realizar el emplazamiento, que parten desde la elaboración de la cédula de notificación hasta la diligencia, con la característica principal de que esta parte procesal se lleva a cabo de oficio, evitando que el procedimiento tarde con etapas como la de turnar expediente para que se elabore la cédula o sacar cita para que el actuario realice la diligencia, con lo que se da celeridad y prontitud a los procedimientos. Todo procedimiento y/o etapa procesal no está exenta de errores u omisiones, es por eso que también es importante resaltar que en esta obra se abordan temas como la forma en la que se califica el emplazamiento y los posibles vicios que pudieren surgir durante su realización. Como se sabe, una vez que el emplazamiento ha sido realizado, es menester de la parte demandada pronunciarse al respecto de las manifestaciones y peticiones hechas por la actora, razón por la que en el presente tomo se analizan también las formas en las que la primera se puede manifestar, es decir, allanándose, negando o confesando, pudiendo presentar excepciones procesales o una reconvención, con la posibilidad de iniciar incidentes, que también se mencionan y analizan en esta obra. Una de las partes procesales más importantes del procedimiento es la citación para la audiencia preliminar y su posterior audiencia de juicio (denominadas así en la Ciudad de México), o la audiencia inicial y su consecuente audiencia principal (llamadas así en el Estado de México), por lo que también se realiza un análisis de éstas. Como ya se ha mencionado, en la parte doctrinal de este tomo 12 se estudian etapas y elementos que se encuentran presentes en un juicio de reconocimiento de paternidad, como los que ya han sido mencionados, sin dejar pasar otros tantos de igual o mayor importancia, como las pruebas admisibles y su importancia en los procedimientos orales en materia familiar; la forma en la que se deberán perfeccionar, admitir, preparar, desahogar y, en su caso, objetar, por lo que se detallan las que se refieren a la declaración de parte y de testigos; las documentales tanto públicas como privadas; la presuncional en su doble aspecto, tanto legal como humana; las instrumentales de actuaciones; las supervinientes; así como una de las pruebas principales para este tipo de procedimientos de reconocimiento de paternidad, que es la pericial en genética molecular. Hechas las consideraciones y análisis referidos, esta obra describe las características que deberán contener los alegatos, tanto de apertura como los de cierre, punto vital que pone a prueba la capacidad de los abogados postulantes. Una vez que se han agotado todas las etapas procesales del juicio, será menester del juzgador emitir la sentencia correspondiente al caso, teniendo que verificar que ésta se ejecute de forma correcta, sin dejar de lado la posibilidad de que la parte que no ha sido beneficiada con dicha resolución, pueda interponer alguno de los medios de impugnación que prevé nuestro sistema normativo. Por otra parte, esta obra aporta, al lector, elementos útiles para su desarrollo profesional, los cuales, en algunos casos, sirven para confirmar el conocimiento adquirido con antelación y, en otros, para obtener nuevos conocimientos. Este es el caso del glosario que acompaña al presente tomo, cuya descripción de los conceptos que ahí se concentran, permiten conocer y emplear con precisión el lenguaje jurídico. Al ser el reconocimiento de paternidad una figura de vital importancia dentro del derecho familiar, todas y cada una de las 32 entidades que integran el país la regulan, razón por la que los autores se han dado a la tarea de acompañar a este tomo con una correlación de los códigos sustantivos y adjetivos de estas entidades. Como ya se mencionó, en la primera parte de esta obra se encuentra la fracción doctrinal, que tiene que ver con el reconocimiento de paternidad, cuyo conocimiento y dominio es necesario para entender este tipo de procedimientos. Realizado todo el análisis dogmático para la correcta comprensión del tema aquí descrito, se introduce la parte procesal necesaria para realizar el referido juicio, dotando al lector de formularios, como ya se ha descrito con antelación.
Detalles
DILIGENCIAS DE JURISDICCIÓN VOLUNTARIA DE DECLARACIÓN DE INTERDICCIÓN (11)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Juan Carlos García Alonso
En este tomo de la Colección de Juicios Especiales, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre el procedimiento jurídico para realizar diligencias de jurisdicción voluntaria de declaración de interdicción, no sólo aportando la parte doctrinal que el tema requiere, sino, también, dotan al lector de conocimientos que le ayudarán a conocer y, en su caso, a intervenir y participar de forma idónea en este tipo de procedimiento, sin importar que sean estudiantes de Derecho o abogados consolidados, ya que los autores presentan casos prácticos que brindan una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, dotándolo de herramientas útiles, como la jurisprudencia que se puede citar con la finalidad de crear convicción en el ánimo del juzgador y los formularios que conforman la parte forense de esta obra, la cual no sólo está integrada por todos los escritos de la parte solicitante, que comienzan con el escrito inicial de solicitud, sino, además, muestran los acuerdos que les hayan recaído hasta la sentencia emitida por la autoridad, con la intención de mostrar cómo se pronuncia el juzgador en cada una de las peticiones hechas y, así, estructurar una estrategia de litigio idónea para resolver este tipo de procedimientos. El presente tomo, el número 11 de esta colección, dedicado a las diligencias de jurisdicción voluntaria de declaración de interdicción, en su parte doctrinal aporta conocimientos básicos al lector, cuyo dominio del tema les permitirá hacer el mejor papel cuando tengan la necesidad de intervenir en estas diligencias. Primero, los autores describen los efectos jurídicos que produce la tutela, partiendo de la conceptualización del tema base de este tomo: la interdicción; mencionan cuando se trata de una incapacidad natural o legal, para luego dar paso al significado de la tutela, su naturaleza jurídica, características y los sistemas tutelares, como el que lo considera una institución familiar, el que lo analiza como una institución de carácter público y el que lo describe como un sistema mixto; y cómo es que esta figura del derecho familiar se encuentra regulada dentro del sistema normativo, particularmente en lo que refiere al código sustantivo de la Ciudad de México. Con respecto a la tutela, se hace referencia a quiénes son los sujetos que intervienen en ella, sus derechos y obligaciones, así como quienes no están capacitados para ejercerla; además, se abordan los tipos que existen, como lo es la cautelar, testamentaria, legítima, dativa y la de los menores en situación de desamparo. Más adelante, se continúa con un tema que refiere a las excusas, garantías, desempeño, extinción y entrega de los bienes en la tutela. Por otro lado, se hace un estudio de los órganos que integran a la tutela, describiendo así al curador, al consejo de vigilancia y al juez familiar, sin dejar de pasar por alto la figura de la curatela y el Consejo Local de Tutelas. Después de realizar en análisis doctrinal de los conceptos elementales que tienen que ver con la figura de la interdicción, en este tomo se hace un estudio del procedimiento para decretarla o declararla, es decir, las diligencias de jurisdicción voluntaria (juris vol), partiendo del hecho de que no se tratan de diligencias jurisdiccionales; la forma mediante la cual se clasifican este tipo de procedimientos; los sujetos que intervienen en ellas como lo es el Ministerio Público; la designación del tutor dentro de esta vía, las rendiciones de cuentas que deberá dar y el hecho de que a él se le confiere la capacidad de poder vender, gravar o transigir los bienes de los menores, incapacitados o ausentes; actos que deberán seguir una serie de reglas que se detallan en este tomo. Asimismo, se hace una descripción de los requisitos que debe contener el escrito para solicitar a la autoridad jurisdiccional la declaración de la interdicción y los autos que ésta puede emitir, así como las características que tienen tanto la audiencia de primer reconocimiento como la segunda, con las que se podrán tener elementos suficientes para que el juzgador emita la correspondiente sentencia y cómo este mismo procedimiento puede ser susceptible a que resulte procedente el recurso de apelación. Como ya se mencionó, la parte inicial de esta obra cuenta con un apartado doctrinal que tiene que ver con las diligencias de jurisdicción voluntaria de declaración de interdicción, cuyo conocimiento y dominio es necesario para poder entender este tipo de procedimientos. Realizado todo el análisis doctrinal necesario para la correcta comprensión del tema descrito en este tomo 11 de la Colección de Juicios Especiales, se introduce a la parte procesal necesaria para ejecutar el referido procedimiento, dotando al lector de formularios, como ya se ha descrito con antelación.
Detalles
JUICIO DE GUARDA Y CUSTODIA (10)
  • María del Carmen Ayala Escorza
  • Juan Carlos García Alonso
Cuando en una relación de pareja se da un rompimiento o separación, la mayoría de las veces resulta muy complicado para los involucrados, pero estas complicaciones son mayores cuando hay de por medio hijos involucrados, y ahí comienza un camino que puede ser muy incidentado, en primer lugar, por el mismo hecho de la separación y, en segundo lugar, por la importancia que implica la toma de esta decisión, ya que con ella se debe privilegiar el interés superior del menor por sobre cualquier otra cuestión. En razón de lo descrito en el párrafo inmediato anterior es que, en este tomo de la Colección de Juicios Especiales, los autores se dan a la tarea de realizar un estudio sobre el procedimiento jurídico para poder realizar un juicio de guarda y custodia, no sólo apostando la parte doctrinal que el tema requiere, sino que también dotan al lector de conocimientos que le ayudarán a conocer y, en su caso, a intervenir y participar de forma idónea en este tipo de procedimiento sin importar que sean estudiantes de derecho o abogados consolidados, esto mediante la presentación de casos prácticos que le dan al lector una visión directa del papel que debe desempeñar el abogado, dotándolo de herramientas útiles como lo es la jurisprudencia que se puede citar con la finalidad de crear convicción en el ánimo del juzgador, o como los formularios que conforman la parte forense de esta obra, la cual está integrada por todos y cada uno de los escritos presentados por la parte solicitante, que comienzan con el escrito inicial de solicitud, y que además se muestran los acuerdos que a estos les hayan recaído hasta la sentencia emitida por la autoridad, esto con la intención de mostrar cómo el juzgador se pronuncia ante cada una de las peticiones hechas y poder así estructurar una estrategia de litigio idónea para poder resolver este tipo de procedimientos. El presente tomo 10 de esta Colección de Juicios Especiales, dedicado al Juicio de Guarda y Custodia, aporta al lector, en su parte doctrinal, de conocimientos básicos cuyo dominio nos hará alcanzar un control del tema con la finalidad de poder hacer el mejor papel cuando tengamos la necesidad de intervenir en este tipo de procedimientos. Primeramente, esta obra hace un estudio detallado sobre uno de los principios rectores del derecho familiar, como lo es el interés superior del menor, mismo que se deberá velar por parte de padres de los menores y, principalmente, por los órganos jurisdiccionales que intervengan en este tipo de procedimientos, tan es así que, incluso, se hace referencia de la fecha en la que se adicionó este principio en el artículo 4o. de nuestra Carta Magna, además de mencionar los criterios jurisprudenciales que ha emitido la Suprema Corte de Justicia de la Nación en relación con este principio. Por otra parte, en este tomo de la colección, se realiza un análisis detallado respecto a otra de las figuras principales del derecho familiar, que nos ayudarán a entender mejor el tema vertebral de esta obra, como lo es la patria potestad, estudiando los efectos respecto de la persona y los bienes de los hijos, la rendición de cuentas de quien los administre, y los supuestos que se deben presentar para que esta patria potestad pueda ser perdida, suspendida o limitada para alguno de los progenitores que la ostenten y, en su caso, la forma en la que puede ser recuperada y cuándo es que se da por terminada. Dentro del capítulo principal que refiere al tema central de este tomo, se realiza la conceptualización de la figura denominada guarda y custodia, así como los efectos jurídicos que conlleva, haciendo un comparativo para poder observar las diferencias que existen entre ésta y la patria potestad, la cual se analizada en un capítulo que le antecede. De igual forma, se menciona y detalla la guarda y custodia provisional, como medida provisional solicitada al inicio de un procedimiento, en el entendido de que es sólo una de las diversas modalidades de guarda y custodia que nuestra actual legislación contempla, ya que también contamos con la unilateral también conocida como exclusiva, la compartida o conjunta y aquella que puede ser ejercida por un tercero. Retomando lo que describe nuestra Carta Magna, se realiza un estudio del porqué el privilegiar el derecho de la madre a ostentar la guarda y custodia sobre el del padre es un acto inconstitucional, ya que difiere sobre el derecho de igualdad, resultando discriminatorio por el género del padre que busca ostentarla. Una vez que se ha definido lo relativo a la guarda y custodia y que dentro de un procedimiento judicial alguno de los progenitores ya ha sido designado para ostentarla, resulta imprescindible analizar una consecuencia legal, como lo es lo referente a las visitas y convivencias que deberá sostener aquel progenitor que no la ostente, hablando incluso del Centro de Convivencia Familiar Supervisada, en caso de que la autoridad haya considerado que éste es el medio óptimo para que se realicen éstas, siempre velando por el interés superior del menor, y dada la situación que vivimos y gracias a los medios tecnológicos con los que se cuenta actualmente, es posible hablar de convivencias hechas mediante video llamadas, aportando esta obra una descripción detallada de cómo los interesados pueden acceder a la plataforma para que éstas se puedan llevar a cabo. Previo a la designación de quien deberá ostentar la guarda y custodia y a la forma en la cual se deberán llevar a cabo, es parte fundamental del procedimiento la presentación de una propuesta de convenio por parte de la actora y/o contrapropuesta hecha por la demandada, es por esto que aquí se realiza una descripción de cómo se debe estructurar el referido convenio, en donde se deben considerar, incluso, además de lo referente a los alimentos, lo relativo a los gastos extraordinarios que deberá sufragar aquel que esté gozando del derecho de visitas y convivencias cuando los menores se encuentren con él. En este tomo 10 de la Colección de Juicios Especiales, se dedica un capítulo para realizar también un análisis de los derechos de los menores, ya que son estos derechos los que en todo momento guiarían el procedimiento, mencionando, por un lado, las obligaciones que contraen quienes ejercen la patria potestad, la tutela o la guarda y custodia, esto con fundamento en lo descrito en la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y cómo éste cuerpo normativo tiene su fundamento en el numeral 73 de nuestra Carta Magna. Una vez que se ha realizado un estudio minucioso de la parte doctrinal de la guarda y custodia, en esta obra se describe el procedimiento para que se pueda regular, partiendo con los requisitos de forma que se deben observar en la demanda que se va a presentar, así como los documentos que la acompañarán, incluyendo obviamente un estudio detallado de las pruebas admisibles en este tipo de procedimientos, donde nos es posible hablar de la prueba confesional y su diferencia con la confesión judicial y la declaración de parte, la forma en la que se debe ofrecer y preparar y los requisitos de las posiciones que se habrán de desahogar. De igual forma, se analiza otra de las probanzas admisibles como lo es la testimonial, para lo cual se dota al lector de una práctica de interrogatorio de testigos y del procedimiento para interrogarlos, o bien, la forma correcta de realizar la tacha de testigos si fuera el caso. También se analizan otras probanzas como lo son la instrumental de actuaciones, la presuncional y la documental, en donde, además, se describe la clasificación de los documentos que se pueden ofrecer, sin dejar de lado una de las probanzas que pueden llegar a tener gran peso durante el procedimiento como lo es la pericial, de la cual no sólo se realiza su conceptualización, de igual manera se menciona la forma de ofrecerla y admitirla. Finalmente, se describen a las pruebas supervinientes, sus características y viabilidad de procedibilidad. Una vez que dentro de este tomo se ha realizado un estudio de cómo debe ser presentada una demanda, se analizan los diversos autos que le pueden recaer a ésta, continuando con una descripción de la etapa procesal concerniente al emplazamiento. En esta obra se continúa analizando las etapas procesales, por lo que se describen las posibles posiciones que puede adoptar el demandado, hablando así en este tomo de una contestación con allanamiento o excepciones y defensas o, en su caso (y la vista que se le da a la actora para que se pronuncie a este respecto), una rebeldía en la cual pudiere incurrir. Es así que continuando con la parte procesal se hace un estudio de las características que tiene la audiencia de ley, por lo que refiere también a lo relativo a los alegatos y a la sentencia, mencionando los efectos de ésta y los medios para impugnarla y la forma para poder ejecutarla. Por otra parte, esta obra aporta al lector de elementos útiles para su desarrollo profesional, los cuales, en algunos casos, sirven para confirmar el conocimiento adquirido con antelación y en otros para obtener nuevos conocimientos. Este es el caso del glosario que acompaña al presente tomo, con el cual la descripción de los conceptos que ahí se concentran, permiten conocer y emplear con precisión el lenguaje jurídico. Al ser la guarda y custodia una figura de vital importancia dentro del derecho familiar, todas y cada una de las 32 entidades que integran al país la regulan, razón por la cual los autores se han dado a la tarea de acompañar a este tomo con una correlación de los códigos sustantivos y adjetivos de estas entidades. Como ya se mencionó en su parte inicial, esta obra cuenta con la parte doctrinal que tiene que ver con la guarda y custodia, cuyo conocimiento y dominio es necesario para poder así entender este tipo de procedimientos, es decir, el juicio de guarda y custodia. Realizado todo el análisis doctrinal necesario para la correcta comprensión del tema descrito en este Tomo 10 de la Colección de Juicios Especiales, se introduce a la parte procesal necesaria para poder realizar el referido juicio de guarda y custodia, dotando al lector de formularios como ya se ha descrito con antelación.
Detalles
Flores Editor y Distribuidor S.A de C.V Todos los derechos reservados ©